EL VERANO YA LLEGÓ, YA LLEGÓ…

Imagen

 

Marimandi, una solterona del montón se baja de su soltería y se monta un post de moda… no por especialista sí por ciudadana afectada por esas radiaciones que emiten esas fosforescencias, sujetadores protagonistas o leggings temáticos como si fuera la manta de invierno de Pocahontas.

 

El verano ya llegó, ya llegó, costó pero está aquí. Y bendito sea porque las conversaciones del Consejo de Guerra quedaban descafeinadas con tanto trasiego amoroso de sus participantes. Que buenas son las terrazas para ponerte al día de las tendencias veraniegas para todos los gustos, porque Inditex está de moda, pero los estilos libres son los reyes de la pasarela.

 

ANIMAL PRINT

 

Mi vecina la del tercero es amante de esta tendencia que prolifera en todas sus vertientes y prendas. Y es que la cebra, guepardo, leopardo o elefante blanco en camiseta de cinco euros es lo que más se lleva. A ello le sumaremos una fina combinación con zapatillas con alzas, de esas blancas y ortopédicas que bien se merecen un ladillo alusivo. Las amantes de este modelo no son otras que jóvenes morenas con “pelasos” divinos que no suelen peinar a diario, lo de su lavado aún está por comentar, y que lucen sin temor ninguno a la crítica leggings que te obligan a hablarles en “braille” debido a esas estrecheces que en vez de convertirlas en una carretera secundaria con curvas y encanto las deja a la altura de una buena autovía de la Castilla profunda con tres carriles que no decrecen ni a la altura de los tobillos.  

 

CONITO

 

Las jóvenes son también protagonistas de este segundo grupo, las cono de carretera. Que los colores fluor, típicos de bikini barato del chino hayan irrumpido en todas las tiendas está muy bien sabiendo que para llevarlos debes estar medianamente morena y que no todo sirve para combinarlos. Pero que más da si lo importante es llevarlo puesto… Es entonces cuando conviven los “animal print” con estos colores tan favorecedores para las dueñas de ese blanco lechoso, ese color horchata o ese tinte blanco enfermo propios del mes de marzo y que muchas guardan bajo llave hasta el mes de agosto. Todo ante el temor de mutar en el cangrejo Alejo y ponerse al nivel de un alemán con sobredosis de sol ataviado con un chaleco reflectante tras el pinchazo de su caravana. Prevenir es curar… piensan éstas que carecen de amigas y criterio estético pensando que el mundo fosforito es lo que mejor les sienta sin darse cuenta que parecen tus apuntes de carrera de Derecho Institucional que subrayabas a conciencia a ver si por aprendizaje fotográfico te quedabas con las figuras jurídicas españolas.

 

ROPA INTERIOR

 

La ropa interior es interior por algo. Si alguna tía se pusiera las bragas sobre el vaquero muchas de las usuarias del sujetador como camiseta se echarían las manos a la cabeza diciendo… “mira donde va esta”. Eso mismo digo yo de esas que desconocen que el mundo de la corsetería ha dado un salto sustancial desde los “acorazos Potemkim” de nuestras abuelas. Existen sujetadores con y sin tirilla, los hacen con tiras de colores, extraíbles y transparentes. Éstos últimos lejos de evitar la visualización de la misma te remarcan su función a través de un acople estupendo a tu piel fomentado por el sudor y la falta de transpiración.

 

Bien. Sí usas camisetas transparentes a las que las finas les añadimos una camiseta interior de colores para darle una pincelada de clase utiliza un sujetador medianamente ponible, no ese que llevas para todo llevar y que es propio de compra materna que busca la comodidad ante todo. También los hacen de casi todos los colores, por eso no hay problema para combinarlos y además queridas existe el maravilloso color carne, tan poco erótico, pero tan servible para realzar el color blanco de las camisetas sin la visión sin pixelar de tu sujetador negro con puntillas de “Hello Kitty”.

 

LEGGING SIMÉTRICO

 

Que grande es la incorporación de la tendencia “apache” a la moda actual. Prueba de ello es la utilización a mi juicio desmesurada de esos leggins simétricos que han democratizado esta prenda hasta la saciedad. Lo lleva la delgada, sobrándoles pelín de tela del tiro, haciendo unas bolsas complicadas de rellenar, o mejor las que lo llenan todo y son capaces de crear un entramado nuevo gracias a la contención de carne, celulitis y demás fauna viviente en las extremidades inferiores de sus propietarias. Sin olvidarnos de las amigas del “pantobi” que con esas “mayitas” quedan bien ergonómicas, pareciendo un pie de una lámpara de esas con las que te chocas irremediablemente a la vuelta a casa de una mala noche de sábado.

 

TACONES LEJANOS

 

El verano pone de moda el tacón y las alzas tan aplaudidas entre las que medimos poco más de metro y medio mal medido pero con mesura queridas. Hay que ser conscientes de las limitaciones que asumimos a lo largo del año cuando apenas rebasamos los tres centímetros de tacón en botas y zapatos y que parece que son un hito a olvidar cuando el calor aprieta. Te compras las alzas más monas del mercado, da igual que sean de esparto, igual de altas son… y saltas a la calle y digo saltas porque ante la altura y tus extrañas maneras pareces la hija adoptiva del “Caballo de Bonansa” clavando pezuña y frenando con la planta, vaya a ser que me la pegue con estos tacones que luzco tan bien.

 

Y a media noche te quieres morir, no porque tengas calor, no porque la ralla del ojo sea un ojera monumental o no porque tu amiga dice que le ha sentado mal la cena maridada con un whisky-cola tras otro aprovechando que el feo de la barra paga mientras le mira el escote. No. Estas jodida notando en latencia ese callo que se aproxima en la planta de tu pie a consecuencia de una cuña que tiene una escasa vida en una parte de tu armario diciéndote a gritos “Cobarde”, estando sin apenas estrenar y que pasará a formar parte del armario de alguna otra amiga. Ésta considera que puede darle un mejor uso, momentos antes de comprobar, que a veces las herencias hipotecan la salud de sus pies a golpe de dureza.

 

Aiii queridas mías, volvamos a nuestra etapa prepuber, a esa en la que las camisetas tapaban los pantalones cortos y todos sus efectos, esa etapa en la que éramos amantes de los tops deportivos y robábamos a nuestros primos y hermanos las camisetas “Nike” y “Adidas” deseando heredar tamaño regalo del que presumíamos delante de nuestras amigas que olían profundamente el suavizante de tu tía.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s