AMANTES MUTANTES

Marimandi, una solterona del montón vuelve a la carga porque esta sequía no es buena. Han cambiado algo las cosas pero no importa, ahora puede que haya nuevas historias pero las reflexiones mordaces seguirán siendo las mismas. También la autocrítica destructiva propia del género femenino, ¿qué haríamos sin ella? Sería como salir con la ropa del día de la lavadora, aquella que no combina y con la que te sientes un bicho raro a la espera de esas miradas de soslayo que te dicen… mira que eres… cutre.

Teniendo en cuenta que llevo meses sin escribir, perdonad quizás por haber perdido el tranquillo o por no pillar el punto así de primeras.

Ahora todo ha cambiado. Una ya no es solterona, una condición que cambió hace más de un año y que se mantiene. Es algo raro en ti que eres la reina del boicot sentimental y parece que esto sale bien… biennnnnnn. Chica que comedida te has vuelto cuando siempre has sido la princesa del esperpento y la expresividad… o simplemente ahora te has dado cuenta que esas cosas no se llevan con la treintena, ahora debes ser una mujer refinada propia de tu estatus social, CON PAREJA.

Y de eso hablaremos hoy… qué ocurre cuando a tu factor persona le unes una nueva persona y nace la palabra PAREJA. Pues que todo muta, cambia y a tomar por el saco todos los ideales de soltera porque para eso eran ideales y por eso se piensan cuando estás soltera. Punto y final.

Adiós a ese maravilloso compromiso con el género humano que habías adquirido sobre la necesidad intrínseca de convertirte al “Hombre”. Tu que te las prometías felices diciendo que nunca más montarías en bicicleta, que no harías deporte más allá del habitual o que nunca accederías a esa majaderías masculinas de las reuniones con amigos que siempre acaban hablando de las mujeres como si fueran pescadillas por kilos. Ahora participas activamente en todas las maravillosas actividades que te proponen… vaya a ser… que después nunca se sabe y al final las conviertes en parte de tu ADN sin saberlo.

Las hay más suertudas y que mutan también parando su actividad habitual para ponerse en modo Ameba a la espera de que la tranquilidad se meta por las venas y al final envuelva sus vidas. En este caso la mutación es más hacia lo reflexivo de la relación con horas en el sofá mirando programas de La 2. Y que bonito es el amor más que nada en primavera… porque es entonces cuando el gusanillo de la actividad entra dentro de ti y es entonces cuando descubres el maravilloso mundo del sector primario. Ese que te tiene reservadas intensas sesiones de recogida de almendras y aceitunas, que unen mucho, y hacen que lo de ir al gimnasio sea un tontuna. Las agujetas saben mejor cuando son compartidas, saben a beso cuando el sudor empaña todo tu cuerpo y son irresistibles con esa marca de roña bajo el cuello y tras las orejas propias del polvo del campo. Y que bonito es el amor.

Otras se transforman en pescadoras de élite. Ese deporte antinatura para la mujer que no te permite ni moverte, ni hablar y mucho menos comentar la jugada. Todo porque no hay jugada, al margen de un pantano oliendo a sardinilla, unas aguas oscuras de las que puede salir un monstruo marino, y tú allí con tu gorrilla de la Caja Rural, la crema factor 50 hasta en los dientes y esa ropa de domingo que no te habías puesto desde el último curso de la ESO.

Pero ahí no queda la cosa. Porque también cambias de ver el mundo a través de la comida. Y es que en muchos casos con la llegada del nuevo estatus pillas unos kilos de más porque tú nunca comías cosas que ahora forman parte de su menú. Nunca habías sido muy amiga de la llamada casquería, y ahora te descubres untando la puntilla de pan en la salsa de unos callos, o simplemente consumiendo carbohidratos para cenar… ¡¡¡para cenar!!!

Todos esos cambios son normales. Lo mejor de todo es que los ves en todas tus amigas, cada una en su medida, y respiras pensando que no eres la única, que siempre nos ocurre a todos pero ¿cuánto nos va a durar? ComicineMutantes02

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s